C/ Jesús, nº34 - 07003 Palma de Mallorca
juangasull@estudiodelpie.com
Cirugía del paciente Espástico


Hace muchos años que se pueden mejorar las retracciones musculares, y consecuentes deformidades de los pacientes afectos de Parálisis Espástica, mediante la aplicación de la Cirugia Ortopédica.
La escuela de Barcelona , del Profesor Bastos, estudió en los años 60, en profundidad estas patologías, enseñando desde entonces, unas técnicas a los cirujanos comprometidos con estos pacientes, que mejoradas, aún se aplican en la actualidad.
En los 90, el Doctor Ulzibat, médico ruso, nos enseñó una técnica percutánea, por él ideada, la cual minimizaba la agresión quirúrgica al paciente, permitiendo en un mismo acto operatorio, actuar sobre múltiples grupos musculares. Esta técnica, a la que él llamaba fibrotomias, se basa en la destrucción de las fibrosis intramusculares, causantes , según sus teorías, de las retracciones que afectan a estos enfermos. Siguiendo estas directrices, convenientemente seleccionadas, y conjuntamente con técnicas percutáneas ya existentes, iniciamos hace unos pocos años la cirugía mínimamente agresiva de estos pacientes, con resultados altamente satisfactorios.
Para realizar estas técnicas, disponemos de unos especiales bisturís, punzantes de distintas medidas, y otros con corte lateral y protección contralateral.
 

El paciente, bajo anestesia general, podrá colocarse en decúbito prono o supino, en función del abordaje a realizar, y se marcará mediante tinta estéril, los diferentes puntos donde actuaremos intramuscular, o intratendinosamente.
 


Utilizaremos el instrumental mostrado, para abordar estos puntos, logrando mediante movimientos pendulares esta destrucción de la fibrosis intramuscular,
 

o mediante técnicas percutáneas, los alargamientos musculotendinosos, que estabilizarán en la medida de lo posible, la biomecánica de los miembros afectados.
 

Un ingreso de 24 horas, es suficiente en el post-operatorio, siendo mínimo el dolor de estos operados, al ser insignificante la agresión de la superficie cutánea, la cual ni siquiera precisará de material de sutura, para el cierre de estos mini abordajes.